NO HAY ENEMIGO PEQUEÑO: JUAN CARLOS GONZÁLEZ

Para Juan Carlos González, flamante campeón del Festival Internacional Marcel Sisniega, todas las partidas te exigen un nivel máximo de entrega, ya no hay jugadores pequeños aunque a veces  la diferencia de rating pueda parecer muy grande,  todos los jugadores se aplican, se preparan de antemano, estudian tus partidas.

González termino empatado con el peruano Emilio Córdova y el húngaro Csaba Balogh, con 7 puntos por lo que el sistema de desempate establecido en la convocatoria le favoreció.

Para ganar una partida, dijo, necesitas una preparación siempre completa, mucha concentración todo el tiempo, mucha energía porque obviamente el desgaste de jugar dos rondas al día es muy desgastante, entonces cada partida es muy difícil.

Cada partida lleva incluso previamente antes horas de estudio, donde uno mismo se pregunta ¿qué le voy a jugar, que le voy a meter, que le incomoda?, analizando cada jugador, es una labor que lleva su tiempo  y desgaste.

Por otra parte tampoco le incomoda que todo mundo trate de ganarle. Esa pregunta me la hacía hace algunos años, la gran mayoría me juega muy bien porque quizás sea un extra para ellos, no me molesta eso es parte de la misma superación

Lo que si me molesta es que si un jugador me juega muy bien, no pueda mantener ese ritmo con los demás y creo que es un torneo desastroso con jugadores que incluso me han llegado a ganar.

Cuando juegan contra alguien fuerte le ponen todas las ganas y luego cometen el gran error que cuando juegan con un par o uno más abajo  juegan con menos pasión, menos concentración  y eso es un gran error, Yo juego igual  contra cualquier nivel, sí juego con uno fuerte le pongo con todo, sí lo hago con uno abajo le pongo con todo porque jamás se debe menospreciar a un rival y jugar el mejor ajedrez que la posición necesite contra cualquier jugador, sea un niño, un maestro o sea alguien mucho más fuerte que uno.

Siempre estoy luchando y en cualquier nivel, en cada partida me voy a entregar hasta el máximo, esa es como mi filosofía de vida.

Y cuando pierdes?  No pasa nada la derrota no me afecta, simplemente es un proceso  d aprendizaje para poder mejorar si aprendes a interiorizarlo, me puede molestar y se me quita rápidamente.

P.- Te observé durante el torneo que te levantabas del tablero y te ponías a ver otros juegos, ¡que pasa por tu cabeza en esos momentos?

El hecho de que me levante en la partida no quiere decir que pierda la concentración, lo haces para relajarte en momentos de tensión, para estirar un poco las piernas, calmar el estado de ansiedad que te da en momentos determinados la partida

Si me pongo a ver otra partida, no le hago mucho caso, simplemente es una mirada, pero es un momento de relajación y mantener esa concentración con respecto a lo que estás jugando.

El encuentro más difícil fu el que perdí con el húngaro, una partida que jugué muy bien, muy original  pero en un momento determinado hay un gran error, lo aprovecha, luego hago una defensa ingeniosa para lograr las tablas y no la encontré y terminé perdiendo.

Fue un encuentro que jugué muy motivado, con muchas ganas, una partida muy original donde tomé decisiones de riesgo y obviamente a omisión de mi parte  me llevó a la derrota.

Ahora me voy en tres días a Boca del Rio, Veracruz, a la Olimpiada Nacional como entrenador de un jugador de Tabasco que es alumno mío hace algunos años y me quiero preparar para jugar la Olimpiada Mundial en la primera quincena de agosto  en Noruega.

GRACIAS POR SU APOYO