ENTREVISTA CON JORGE MARTÍN DEL CAMPO

¿Cuál será la más grande enseñanza que le aprendiste a Marcel?

Pues son muchas la verdad, era un hombre íntegro, de una calidad moral muy fuerte. Pero a nivel ajedrecístico recuerdo particularmente que nos decía “haz la más fuerte, cuando estés ganado tienes que seguir haciendo la más dura y la más dura, por eso dejamos de ganar partidas ganadas, porque nos confiamos a la victoria

Pero sí Marcel obviamente es un personaje muy entrañable, muy reconocido en muchas facetas de su vida.

¿Lo conociste muy de cerca, recuerdas alguna anécdota de particular interés?

Pues era muy serio pero también tenía sus bromitas, recuerdo que una vez el entrenador Guillermo Ruiz llegó al aeropuerto para despedirnos para la olimpiada (yo era capitán del equipo), y les dice: vayan a ganar, entonces Marcel le responde ¿algún consejito más maestro? (risas).

¿Te llevabas bien con él?

Sí, mucho, nuestras familias también, mis hijos convivieron mucho con Vera y con Sofía cuando estaban chicos, íbamos mucho a Oaxaca y ahí nos veíamos. Él tenía un carácter fuerte, mucha gente se enojaba porque no los saludaba o así, pero pues era una figura, no puedes estar saludando a todo mundo, pero lo que yo vi de cerca era que en el fondo Marcel era muy tímido, era sumamente sensible pero escondía esa timidez con una especie de arrogancia, pero la gente era incapaz de ver eso.

¿Jugaste contra Marcel?

Sí, espero que nos se vea de mal gusto, no lo digo en afán de presumir, pero de toda mi carrera ajedrecista uno de los momentos más bellos fue haberle ganado en un nacional cerrado, nombre, Marcel estaba muy enojado, me había ofrecido tablas, le dije que preferiría seguir jugando (estaba ganado), y pues sí era un jugador muy temperamental, le dolía mucho la derrota, como a todos los grandes.

También mi hermano primera partida Roberto la gana, y en la segunda está ganado, lleva calidad de más pero Marcel se defendió muy preciso y terminó ganando, y la partida de la muerte súbita la gana Roberto.

Pero te cuento esto precisamente por el enorme respeto que le tengo a Marcel, ganarle vestía muchísimo, pues era el mejor.  

GRACIAS POR SU APOYO